Logo

miércoles, 1 de abril de 2015

Bavarois de fresa [Cocina de película]

¡Me encantaaaaaaaaa que estemos a 1 de Abril! ¡Me encanta el reto de "Cocina de película" de Dulces Helens! Estoy súper encantada!!!!

Este mes la elección de la película vino de la mano de Raquel del blog La Dulce Espiga y, al principio, me quedé en plan ¿perdona? Vale, igual es un crimen no conocer esta película pero, aunque la había visto en el videoclub, nunca me había parado a ver de que iba, a pesar de que Meryl Streep me encanta... no sé, cosas que pasan... jajajajaja!


Pues bien, en cuanto nos enteramos que esta era la película, me puse a investigar con Gemma de Mare que bueno! para ver que recetas podíamos hacer (no podíamos esperarnos al resumen de Elena, somos unas ansias... jejejejeje!!) pero nada, yo no lo tuve nada claro (lógicamente... jejeje!) así que decidí que tenía que ver la película, y ese mismo fin de semana fuimos Jon y yo al videoclub y allí estaba esperándonos... jejejeje!!

La verdad es que nos gustó muchísimo a los dos (igual a mi un poquito más) y, después de haberla visto, seguía pensando que no tenía ni idea que iba a hacer, solo sabía que no iba a deshuesar un pato... jejejejeje!!!

De repente, un día (no recuerdo en que momento ni porque) me vino la receta, así sin más, sin anunciarse... jejejeje! y, aunque no es la original de Julia Chil (básicamente no la he encontrado) y he cambiado una fruta por otra... ha quedado realmente deliciosaaaaaaaaaaa...mmm!!!

Antes de empezar solo voy a deciros dos cosas. La primera, no os asustéis al ver tanto paso, es muy fácil de hacer pero me gusta explicarlo lo mejor posible para que sea más fácil para vosotros. La segunda...

¡No os comáis la mezcla antes de meterla en la nevera que os veo venir porque está... mmmm!

Ahora si, vamos con la receta... jejejeje!!!

Ingredientes
- 400 gr. de fresas
- 150 ml. de nata para montar (bien fría pero no congelada)
- 80 gr. de azúcar
- 40 ml. de agua
- 6 hojas de gelatina
- 1 cda. de zumo de limón

Preparación
- Antes de nada, metemos el bol y las varillas con las que vayamos a montar la nata en el congelador.
- Metemos las hojas de gelatina en un bol con agua fría para que se hidraten.
- Lavamos las fresas, les quitamos las hojas y las cortamos en trozos (eso no es del todo necesario).


- Ponemos en el vaso de la batidora las fresas junto con el zumo del limón y trituramos muy bien hasta conseguir un "zumo de fresas". Reservamos.


Ahora haremos un almíbar con el agua y el azúcar.

- Pondremos ambos ingredientes en un cazo a fuego medio e iremos removiendo hasta que el azúcar se haya disuelto.


- Cuando empiece a hervir, lo bajamos al mínimo y dejamos un minuto más al fuego. Luego, lo retiramos del fuego para que vaya reduciendo la temperatura.


- Escurrimos las gelatinas con las manos para eliminar el exceso de agua y, acto seguido, las echamos en el almíbar removiendo hasta que se disuelvan, que es casi instantáneo.

Ya tenemos nuestro "zumo de fresas" y el almíbar así que seguimos...

- Añadimos la mezcla de las fresas trituradas y el zumo de limón a nuestro almíbar.
- Mezclamos bien (con unas varillas o una lengua de gato) para que se integren ambas y consigamos una mezcla homogénea.



- A continuación, metemos nuestra mezcla en la nevera durante 1 hora más o menos hasta que tenga una consistencia similar a la de una mermelada (yo iba poniendo el temporizador cada 15 minutos para controlar que no se me gelatinizase del todo). Una vez conseguida la textura deseada, la sacamos de la nevera.


- Ahora, sacamos nuestro bol y las varillas del congelador.
- Vertemos la nata en el bol y empezamos a montarla a velocidad baja (no os preocupéis, no es instantáneo pero irá cogiendo aire (veréis burbujitas) y poco a poco la consistencia irá cambiando).
- Cuando veamos que la nata esté más firme, subimos un poco la potencia (sin pasarse) y seguimos montándola durante un par de minutos. Tenemos que conseguir que haga picos duros y que, si le damos la vuelta a nuestro bol, no se nos caiga.


- Una vez tengamos nuestra nata montada, la incorporamos a nuestra "casi gelatina" de fresas y, realizando movimientos envolventes y con cuidado, mezclamos ambas "cremas" hasta conseguir que todo quede muy homogéneo (como si fuese un yogurt de fresa más o menos).


- Por último, rellenamos nuestros vasitos o moldes (a mi me dio para 4 vasitos y medio) y los metemos en la nevera hasta que vayamos a usarlos al día siguiente...


... ZzzzZzzZzzzZZz... ZzzzZzzZzzzZzz... ZzzzZzzzZzzzz...

¡Buenos días! Ya estamos a día siguiente así que vamos a desmoldar nuestras bavaroises (también se pueden comer directamente desde el vasito pero yo quería desmoldarlas... jejejeje!).

Para desmoldarlas, solamente vamos a necesitar un bol con agua caliente (no hirviendo) y un cuchillo.

- Introducimos nuestros vasitos (de uno en uno) en el bol con agua caliente (con cuidado de que no les entre agua) durante unos segundos (en mi caso casi 1 minuto por vasito).
- Los sacamos del bol y pasamos un cuchillo por los bordes del vasito (entre la bavarois y el vasito).
- Enseguida, colocamos un plato sobre el vasito y le damos la vuelta para que caiga nuestro bavarois sobre el vasito). No os preocupéis si no sale a la primera, a mi me costó varios intentos con cada uno pero al final salieron bien cuquis ^_^

Ya tenemos nuestras bavaroises de fresas listas para comer... ñam ñam!!!!


Podemos decorarlas con alguna decoración en chocolate (era mi intención pero no tuve tiempo en hacerlas), con nata montada (aunque ya tenemos nata en el postre), con salsa de chocolate, con un rico coulís de fresa...


¿Que os ha parecido la receta? La verdad es que a nosotros nos encantó (a mi novio no pero porque no le gusta la textura mousse/pudin)

Estoy deseando saber cual va a ser la próxima película para ponerme manos a la masa con el siguiente reto... aisss!!!!

Muchos besotes y nos vemos en unos días con una receta muy fácil, muy dulce y muy cuqui!!! ^_^

*MªAmparo*

PD: Además, con este receta participo en el "I Concurso de recetas para blogueros Fresas de Europa". #IConcursoFresasdeEuropa